La sonrisa, es la forma que tenemos los seres humanos de expresar la parte positiva de nuestras emociones. Se inicia en la segunda semana de vida como un acto espontáneo, a la sexta semana ya se considera que es un acto social y a los seis meses es una respuesta positiva de socialización.

La sonrisa es un bien fundamental para nuestro bienestar y son muchos sus beneficios:

– Disminuye el estrés. La risa reduce el nivel de cortisol en el organismo, una de las hormonas que causan la ansiedad.

– Mejora el sistema inmunológico, pues se estimula la producción de endorfinas, encargadas de la defensa del organismo.

– Relaja el sistema muscular y libera la tensión.

– Es bueno para el corazón: Igual que el ejercicio, hace que los vasos sanguíneos trabajen con mayor eficacia.

Además de los físicos, también existen beneficios psicológicos:

Nos hace más atractivos y mejora nuestra autoestima, además facilita las relaciones sociales y la capacidad para hacer amigos.

También nos ayuda a restar importancia y estar más calmados frente a situaciones de tensión o miedo y mejora el ambiente que nos rodea, pues suele producir un efecto contagioso que mejora el ánimo de quienes están a nuestro alrededor.